28 La lengua mentirosa odia a los que oprime, y la boca lisonjera causa ruina.