7 El hombre saciado aborrece la miel, pero para el hombre hambriento todo lo amargo es dulce.