12 porque el SEÑOR a quien ama reprende, como un padre al hijo en quien se deleita.