7 No seas sabio a tus propios ojos, teme al SEÑOR y apártate del mal.