32 El que comete adulterio no tiene entendimiento; destruye su alma el que lo hace.