5 Porque el SEÑOR es bueno; para siempre es su misericordia, y su fidelidad por todas las generaciones.