27 Pero tú eres el mismo, y tus años no tendrán fin.