9 No contenderá con nosotros para siempre, ni para siempre guardará su enojo.