31 Porque El está a la diestra del pobre, para salvarle de los que juzgan su alma.