122 Sé fiador de tu siervo para bien; que no me opriman los soberbios.