98 Tus mandamientos me hacen más sabio que mis enemigos, porque son míos para siempre.