2 Libra mi alma, SEÑOR, de labios mentirosos, y de lengua engañosa.