4 Haz volver, SEÑOR, a nuestros cautivos, como las corrientes en el sur.