8 el sol para que reine de día, porque para siempre es su misericordia;