4 Todos los reyes de la tierra te alabarán, SEÑOR, cuando hayan oído los dichos de tu boca.