5 Allí tiemblan de espanto, pues Dios está con la generación justa.