12 Por el fulgor de su presencia se desvanecieron sus densas nubes en granizo y carbones encendidos.