12 ¿Quién puede discernir sus propios errores? Absuélveme de los que me son ocultos.