19 Pero tú, oh SEÑOR, no estés lejos; fuerza mía, apresúrate a socorrerme.