2 Porque el SEÑOR, el Altísimo, es digno de ser temido; Rey grande es sobre toda la tierra.