2 Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, porque es a ti a quien oro.