12 y tuya es, oh Señor, la misericordia, pues tú pagas al hombre conforme a sus obras.