3 Las iniquidades prevalecen contra mí; mas nuestras transgresiones tú las perdonas.