19 Pero ciertamente Dios me ha oído; El atendió a la voz de mi oración.