3 Pero alégrense los justos, regocíjense delante de Dios; sí, que rebosen de alegría.