6 Y oyendo Saúl la voz de Jonatán, juró: Vive el SEÑOR, que no morirá