7 Y aquella noche se le apareció Dios a Salomón, y le dijo: Demanda lo que quisieres que yo te dé