28 Y vinieron a Jerusalén con salterios, arpas, y bocinas, a la Casa del SEÑOR