38 Y no olvidaréis el pacto que hice con vosotros; ni temeréis a dioses ajenos