24 Antes corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo