11 He aquí, que yo vengo presto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona