16 Circuncidad, pues, el prepucio de vuestro corazón, y no endurezcáis más vuestra cerviz