8 Mejor es el fin del negocio que su principio; mejor es el sufrido de espíritu que el altivo de espíritu