7 Así que ya no eres más siervo, sino hijo, y si hijo, también heredero de Dios por Cristo