3 Entonces habiendo ayunado y orado, y puesto las manos encima de ellos, los despidieron