11 Y se detuvo allí un año y seis meses, enseñándoles la palabra de Dios