19 y al tercer día nosotros, con nuestras manos, arrojamos las obras muertas de la nave