8 Pero el hombre pudiente tuvo la tierra; y habitó en ella el honrado