4 El espíritu de Dios me hizo, y el soplo del Omnipotente me dio vida