8 Le dice Felipe: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta