32 Y él les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis