47 El que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios