17 Y acabando de hablar, echó de su mano la quijada, y llamó a aquel lugar Ramat-lehi. {Heb. levantar la quijada