23 Y fue, que cumplidos los días de su oficio, se vino a su casa