55 Como habló a nuestros padres, a Abraham y a su simiente para siempre