18 Y vino el segundo, diciendo: Señor, tu mina ha hecho cinco minas