24 Mas ¡ay de vosotros, ricos! Porque tenéis vuestro consuelo