10 Porque conocía que por envidia le habían entregado los príncipes de los sacerdotes