16 Mas bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen