25 Entonces ella vino, y le adoró, diciendo: Señor socórreme